Protocolo Medioambiental

Protocolo Medioambiental

El Club Tierra Trágame ha adquirido un compromiso ineludible con el Medio Ambiente y más específicamente con el entorno donde se desarrollan sus actividades. En esta línea, aceptamos y ponemos en practica cualesquiera de los requerimientos que dimanan de las autoridades medioambientales.

 

Por ello, el presente protocolo establece unas directrices generales para el control medioambiental de esta edición del Cross de las Dehesas, y responde al objetivo de evitar y minimizar, en la medida de lo posible, los impactos provocados sobre el medio natural por dicha actividad.

En definitiva, el protocolo aplica a todas las actividades desarrolladas sobre el medio natural en el ámbito del evento que organiza el Club dentro de los límites del Parque Nacional Sierra de Guadarrama y del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. Los fundamentos básicos del mismo, que deberán ser respetados por organizadores, participantes y aficionados asistentes se resumen en el siguiente decálogo.

Finalmente, de acuerdo con el procedimiento para Control Medioambiental de las competiciones de carreras por montaña, dictado por la Federación Española de deportes de Montaña y Escalada, se ha elaborado el siguiente decálogo que deberá ser seguido, controlado y respetado por la organización, participantes y público asistente.

  1. La planificación y selección del lugar para la realización de la competición se realiza respetando la legislación vigente, las características de la zona y la seguridad de los competidores.
  2. Especial cuidado se prestará a los ciclos vitales de las especies presentes, los lugares de refugio o invernada durante la estación desfavorable, y, en general, las características propias de la fauna, flora y ecosistema.
  3. La selección del lugar para la celebración de la prueba ha tenido en cuenta el número aproximado de participantes y público exigido respetando las restricciones o recomendaciones de los organismos competentes en cuanto a capacidad de carga del lugar previsto para la competición.
  4. Se ha asegurado que el itinerario fijado, incluidos los alternativos, son lo más respetuoso posible con el medio natural y sus ecosistemas, minimizando el impacto de la actividad. Este requisito será especialmente efectivo en los puntos de control, avituallamiento, salida y llegada, en los que la posible acumulación de asistentes la presión es mucho mayor.
  5. Se vigilara y controlara cuidadosamente  el material a utilizar por los participantes en la carrera. El especifico para señalización del itinerario será retirado totalmente al finalizar la prueba, así como una revisión en las jornadas posteriores, no utilizándose ninguna señal permanente.
  6. Se comunicara, en tiempo y forma, a los participantes y publico en general la normativa a seguir en relación con el comportamiento durante la prueba, haciendo especial hincapié en la necesidad de respetar la naturaleza y los valores naturales propios de la montaña.
  7. La Dirección de Carrera establecerá medidas de descalificación, sanciones, u otros métodos, para evitar que los participantes incumplan estos preceptos (Reglamento FEDME de Carreras por Montaña).
  8. La organización ha planificado el establecimiento de puntos y/o lugares específicos, en la salida, llegada y avituallamientos, para el depósito de desechos y desperdicios, que serán retirados tras la prueba. Los participantes almacenaran sus propios desechos.
  9. La Dirección de Carrera tomará las medidas necesarias durante toda la prueba para el cumplimiento, por parte de participantes, público y equipo organizador, de las premisas establecidas en este decálogo.
  10. Si durante la ejecución de la prueba, y a lo largo del recorrido, se produjera alguna incidencia no prevista o cualquier otra de carácter ambiental, la Dirección de Carrera realizará una supervisión especial de los tramos afectados, para asegurar una restauración total del medio natural respecto de dicha incidencia.